diana-jaramillo-gutierrez

Diana Jaramillo: Esto-vi en 2019

.. Comments (0)470

Maestra en Artes Escénicas de la Facultad de Artes – ASAB de la Universidad Francisco José de Caldas, maestranda de Escrituras Creativas en la Universidad Nacional de Colombia, actriz de Doblaje de voz, Gestora pedagógica y territorial del Programa Crea del IDARTES. Actriz y socia fundadora de Teatro Temporal y actriz en Umbral Teatro.

Recibo con agrado esta invitación de Kiosko Teatral para hablar sobre las obras que vi durante este 2019. Por supuesto no puedo hablar de todas ellas, y tampoco vi todas las que me habría encantado ver, pero estas que expongo a continuación son aquellas que me dejaron pensando después de salir de las salas de teatro y que me provocaron como artista para seguir creando e investigando formas diferentes de explorar el escenario. Me encantaría escribir acerca de nuestra obra, El Dictado (dirigida por Pedro Miguel Rozo de Teatro Temporal), obra que habité durante este año y que me hizo crecer un poco más como actriz, pero entiendo que este es un ejercicio para hablar de aquello a lo que asistí como espectadora, así que me aguantaré las ganas de comentar nuestro trabajo para hablar del de mis colegas y esa producción teatral bogotana que crece a pasos agigantados.

* El orden en que las nombro no implica su grado de importancia.

Rumor: Umbral Teatro / Dirección: Carolina Vivas

Impactante. Quince artistas entre actores y músicos, en escena. Una obra cargada de imágenes poéticas que nos confrontan y nos invitan a observar por un “hueco en la pared” todo aquello que sucede en un pueblo cualquiera de nuestra Colombia. La violencia, el miedo y la desesperanza, son magníficamente transmitidos, a nosotros los espectadores, gracias a atmósferas sonoras y a la precisión en las coreografías de un equipo joven que llega a Umbral Teatro. El texto de Carolina Vivas ratifica el porque es una de las dramaturgas más representativas de nuestro país y por supuesto la generosidad actoral de cada uno de los integrantes de este equipo hacen que Rumor sea una obra inolvidable y que se hable de ella en todos los rincones, no solo como un cotilleo sino con la certeza de estar ante una obra multidisciplinar que enriquece el lenguaje teatral de nuestra ciudad.

Barrio Malevo: Quinta Picota / Dirección: Iván Carvajal

Nostálgica. Mi relación con el tango ha sido lejana a pesar de tener fuertes raíces quindianas, pero esta pieza teatral despertó en mí un gusto por este género musical que desconocía en absoluto. La pluma de Verónica Ochoa me confronta con una realidad que desconocía como es la Medellín de finales del siglo veinte. Una puesta en escena impecable, en la que los espectadores pudimos sumergirnos en las memorias de un bailarín de tango magistral como es Carlos Ramírez. Una vez más Quinta Picota nos demuestra que no han sido en vano estos diez años de creación teatral, su solidez como grupo nos atrapa en actuaciones impecables, coreografías seductoras y voces potentes que conmueven hasta las lágrimas.

El ensayo: La Congregación Teatro / Dirección: Johan Velandia

Implacable. Nunca había escuchado el término “thriller costumbrista”, pero al ver esta obra entendí el significado de esta composición de palabras. Una historia desgarradora dentro de una puesta divertida. El Ensayo es una obra de esas que te hacen reír con vergüenza, que te muestra la venganza como un sentimiento que nos habita a todos y que sale a flote por más de que lo queramos ocultar. Las actuaciones de Rafael Zea, Milton Lópezarrubla y César Álvarez permiten que el espectador se reconozca en el lado oscuro del universo femenino, ese que nos hace preguntarnos hasta dónde llegaríamos por vengar la muerte de un hijo. La historia refleja la realidad de las madres que perdieron sus hijos en la década de los ochenta víctimas de la violencia en los tiempos de Pablo Escobar, y el texto nos invita a ponernos en los zapatos de aquellos en quienes habita el dolor y el desconcierto que produce una pérdida insuperable como esta.

Woyzeck: Teatro Colón / Dirección: Jimmy Rangel

Impresionante. He seguido, sin proponérmelo, la trayectoria de Jimmy Rangel como director y debo decir que esta es una de las obras bajo su dirección que más me ha impactado. Desde el inicio tuve la sensación de estar viendo un montaje de corte internacional, como esos que veía asombrada cuando Fanny Mickey dirigía el Iberoamericano y yo era entonces una estudiante aspirante a actriz. La espectacularidad de su puesta impacta desde el inicio y sorprende que los artificios utilizados no impiden sumergirse en el drama interno del protagonista. La disfruté de principio a fin y quedé con ganas de repetirla. Me deleité con cada coreografía, con la actuación compacta de todo el elenco, el trabajo coral, la precisión y rigurosidad en su puesta y la honestidad en la palabra de sus protagonistas.

Festival Creadores a la escena: Programa Crea del Idartes – Arte dramático

Inspirador. Al hacer un recuento de las obras a las que asistí en este 2019, descubrí que la mayoría (17 para ser exacta) hacían parte de este festival, así que decidí reconocerlas en este espacio. Podría decirse que estas están “fuera de concurso” porque ninguno de estos grupos participantes está compuesto por actores profesionales; estos actores, son niños, niñas y jóvenes que asisten a los talleres de Teatro que se dictan en los Crea de la ciudad. Muchas de estas obras nos conmovieron a los espectadores porque en ellas prima el talento y las ganas de formarse como artistas, así como el convencimiento de transformar las condiciones desfavorables de su entorno a través del arte y lo mejor es que lo hacen de manera profesional, a pesar de su corta edad. Textos clásicos, creaciones colectivas, ejercicios multidisciplinarios, números de circo, inundaron las salas concertadas de la ciudad y nos hicieron creer en que nuestro hacer como artistas y pedagogos, está dando frutos en la formación de mejores seres humanos.

Souvenir asiático: Los animistas / Dirección: Javier Gámez

Inquietante. No había tenido oportunidad de ver el trabajo de este grupo y me sorprendió muchísimo su propuesta escénica. La disposición del escenario y el recibimiento del público invita a adentrarse en un universo agresivo que nos enfrenta a ideas preconcebidas de lo que significa abandonar la patria en busca de un futuro con mayor luz. El manejo magnífico de los títeres, en ocasiones hacía que olvidara que lo eran y me permitía adentrarme en sus dramas personales, los dramas que de manera brillante interpretaban ellos y los actores que los acompañaban. Un texto poderoso y doloroso de la dramaturga caleña Martha Márquez que nos invita a borrar las fronteras, a ser parte y tomar parte en las historias de los inmigrantes, a entender el significado de partir sin mirar atrás, de lanzarse al vacío sin una malla de protección y a eliminar los juicios que sin conocimiento de causa vamos lanzando sin detenernos a analizar el trasfondo de esta realidad.

La gallinita pintadita: Eventos Crianza feliz / Dirección: Yulieth Sánchez

Pintoresca. Soy mamá de un niño maravilloso que tiene seis años y por supuesto hago todo para que se acerque poco a poco al mundo del teatro. Seguramente los que no tienen hijos no tuvieron la oportunidad de ir a verla, pero como madre y teatrista debo decir que me impactó muchísimo ver la versión colombiana de este musical brasileño. La actuación impecable de Nathalie Rangel me devolvió el amor por los musicales y me hizo recordar las obras de Missi que en la niñez me llevaron a soñar con ser actriz. El manejo de los grandes vestuarios, las coreografías de danza, los muñecos en escena y los personajes divertidos que acompañan a la gallina en esta historia, me contagiaron la alegría de un personaje que mi hijo y yo desconocíamos. Es estimulante ver este tipo de trabajos en el que hay tal conexión con el público infantil (y sus acompañantes), y en el que se destaca la calidad y el cuidado en los detalles del montaje escénico.

Historia patria (No oficial): Teatro Petra / Dirección: Fabio Rubiano

Divertida. ¡No hay nada que disfrute más cuando voy a ver una obra de teatro que ver a los actores divirtiéndose con su oficio! Los personajes que hacen parte de esta versión de la historia de nuestra Independencia son tan bien logrados, que terminé comiéndome el cuento de que los hechos no oficiales de esta nueva historia patria son los verdaderos. Resultó placentero reencontrarme con actrices y actores maravillosos que no tienen dificultad para burlarse de ellos mismos y ser cómplices de una creación tan ocurrente como esta que nos trae Fabio Rubiano. Quiero destacar la propuesta estética en el vestuario y el maquillaje que resulta acertada en esta farsa tan bien contada.

Camargo: La congregación / Dirección: Johan Velandia

Impecable. Sé que esta obra se estrenó años atrás, pero he tenido la oportunidad de verla un par de veces y cada vez me impacta más. La historia de Daniel Camargo, uno de los asesinos en serie más aterradores de América Latina, es narrada de manera genial por Johan Velandia y los actores que lo acompañan. Desde el inicio los espectadores somos introducidos en una atmósfera de suspenso y misterio, en la que vemos sorprendidos como van sucediendo los hechos haciéndonos sentir cómplices y testigos. La impotencia y el dolor se genera cuando el texto nos confronta y nos hace preguntarnos si de alguna manera hemos aportado como sociedad al engendramiento de estos llamados “monstruos”. La mesa larga como principal elemento escenográfico nos hace preguntarnos si debemos retirarnos ante lo que estamos viendo o si debemos permanecer hasta el final como consecuencia de haber aceptado la invitación de sentarnos en ella.

Loquito por sumercé: Dirección: Ginna Narváez

Honesta. Sin ninguna pretensión, este grupo de teatro nos mostró una historia sencilla y amena. Llegué allí sin haber escuchado mayores comentarios de esta obra, y debo decir que pasé un rato delicioso. La historia es muy sencilla: una pareja de jóvenes boyacenses que estando enamorados se ven en la obligación de separarse, y que tras muchas vicisitudes logran reencontrarse. Esta obra me hizo recobrar ese amor por la patria que se refunde entre tanta dificultad que vivimos a diario. Es una comedia que rescata la esencia del campo y que nos hace vibrar con el triunfo del protagonista en el mundo del ciclismo. La madre que apuesta todo por apoyar a su hijo en sus sueños, el amor inocente, los gags recurrentes, el desparpajo de los personajes, la presencia de la carranga; son ingredientes precisos para hacer de esta una de las obras que más calaron en mí este año.

Postule a sus teatristas y obras favoritas del 2019 en Esto-vi y acompáñenos en la Noche Esto-vi, el 3 de diciembre de 2019 a las 7:30 p. m. en Trementina (Carrera 24 #37-42). Toda la info aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>