xvii-festival-iberoamericano-de-teatro-de-bogota

El FITB, un proyecto “Naranja”

.. Comments (0)342

La pulpa del libro publicado en 2013 La economía naranja: Una oportunidad infinita escrito por Felipe Buitrago (actual Viceministro de Creatividad y Economía Naranja del Ministerio de Cultura) e Iván Duque Márquez (actual Presidente de la República) por fin encontró como pasar de las letras al hacer, en el campo de las artes escénicas.

Lo analizado y propuesto en dicho libro y lo postulado sobre el tema por el Ministerio de Cultura y la Alcaldía Mayor de Bogotá durante estos últimos años, ha resultado de gran valor para las áreas como la producción musical, el diseño, los videojuegos, entre otras, pero aún no encuentra norte en el arte dramático.

Entre las páginas de esta publicación, los ejemplos de éxito relacionados con el teatro son la capacidad de contratación laboral del Cirque du soleil, que según datos de 2013, empleaba a más de 5.000 personas y reportaba ventas que superaban los $800 millones de dólares anuales; y los diez musicales más exitosos de Broadway, para lo cual informa sus ganancias por más de 26 millones de dólares en boletería durante los más recientes tres decenios y es acompañada la cifra con la frase “nada mal para obras de teatro”.

Sin embargo esta vara de medición está lejos del movimiento teatral colombiano. Aunque hasta hace algunos años el proyecto Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá parecía jugar en grandes ligas, los escándalos financieros, los cotilleos sobre presupuestos inflados y la desaparición del alma del evento, Fanny Mikey, desmontaron esta empresa de la admiración de gerentes y administradores, como de artistas y gestores que veíamos en el Ibero un ejemplo a seguir.

Gracias a la decisión del Gobierno Nacional de “no dejar morir el festival”, el Ministerio de Cultura, en cabeza de la ministra Carmen Inés Vásquez, se ha empeñado en sacar adelante la versión número 17 del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá desde la ideología y política de la Economia Naranja.

El ministerio ha conformado el Comité Asesor, con el objetivo de reanimar esta nueva versión y de desarrollar un plan de transición hacia el futuro, en donde se construya un modelo sostenible, estable, responsable e incluyente, que se expanda y crezca de acuerdo con la disponibilidad de recursos públicos y privados. La mesa, que lamentablemente no cuenta con un solo teatrista en ejercicio, está liderada por Lia Heenan, socia de Crowe GCA, y por Ricardo Leyva, fundador de Sístole e inversionista de SharkTank del Canal Sony; y acompañada de Andrés Calderón cofundador de Dynamo y Barcú; de Juan Devis, director creativo de KCET, canal público de Los Ángeles; de Carolina Ardila, empresaria; de Andrés Flórez, abogado; y de Orlando Uribe, exsecretario de Hacienda de Medellín. En este contexto, el XVII FITB contará con el apoyo del Ministerio de Cultura —con un presupuesto inicial de 3.000 millones de pesos que podría aumentar dependiendo de las necesidades de la programación—, del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, de Fontur y del Banco de Bogotá, que accedió en otorgar un crédito naranja para iniciar pagos y empezar a quedar a paz y salvo con los acreedores, que el evento ha venido acumulando en sus últimas versiones.

El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá tendrá una pretemporada del 3 al 12 de abril de 2020, con la participación de grupos internacionales y nacionales en 6 de las más representativas salas bogotanas, y se realizará entre el 19 de junio y 5 de julio de 2020, con España como país invitado de honor, que con su presencia hará parte de una programación que será pública el próximo 17 de febrero de 2020, día en el que inicia la venta de abonos.

Parece ser una nueva era para el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que se renueva por dentro y por fuera. Y entre estos cambios están los ajustes de su logo, aquel que en 1988 creó el artista plástico santandereano, Antonio Grass, en donde las máscaras de la tragedia y la comedia con aires precolombinos miran hacia lados opuestos. En 2020, estas máscaras están frente a frente como “encarando” su presente, mensaje que seguramente se aclarará cuando la Corporación Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá rompa su silencio, compartiéndonos también información sobre quienes fueron los curadores del evento, las dificultades de armar un evento de esta magnitud en tan corto tiempo y nos presente la persona o personas que dirigirán este encuentro que esperamos siga sustentado por preceptos artísticos.

La nueva edición del FITB, que al parecer deja de ser un evento de gestión independiente, en esta oportunidad está en manos de entidades y recursos públicos, excusa perfecta para que el enfoque que con tanta propiedad el Gobierno Nacional tiene como bandera frente a los emprendimientos culturales, sea aplicado para salvar un histórico evento que le ha dado tanto al teatro y a la cultura de la ciudad y el país. Los mecanismos —entre los cuales muchos de nosotros ya descartamos los créditos naranja para la movilización de la gestión teatral y aún contamos con los apoyos de dineros públicos— serán de nuestra atención, para por fin, entender el cómo se pretende funcionen los intereses de la proyección de la Economía Naranja, en nuestros pequeños y medianos “emprendimientos teatrales”.

Si usted desea apoyar el Ibero en su campaña “El patrimonio se defiende con el alma”, visite el sitio web festivaldeteatro.com.co.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>