jonathan-londono-h

Jonathan Londoño: Esto-vi en 2019

.. Comments (0)530

Licenciado en Artes Escénicas de la Universidad Pedagógica Nacional. Fundador, director y dramaturgo de Correo de Voz-Grupo de Teatro desde 2013. Ganador de varios estímulos del Encuentro Alteratro y ganador de la convocatoria Benditas Lecturas 2018, publicando su obra Bogotá Melodramática. Actualmente escribe y crea contenido para YouTube con su canal Efémerides x Tatan Londoño.

He tenido la dicha de ser invitado a este espacio que siempre veo a finales de año desde 2013, revisando que cosas no he visto y qué sería lindo ver en el siguiente ciclo. Hoy me toca hablar a mí. Alguno verá esta lista; la odiará, escogerá, desechará o amará alguna de las propuestas de las que vengo a charlar.  Este año he visto gran variedad de puestas en escena, he conocido nuevos grupos y me he deleitado con la oferta teatral de mi ciudad, que por cierto es para todos los gustos. No se puede quejar y decir que no hay que ver, porque de domingo a domingo usted podría ir y sentarse en cualquier teatro, auditorio, colegio, estadio o incluso porque no, en la calle, e inquietarse con la creación. Destaco la incesante sed de hacer de los artistas de la capital, eso es de admirar. A los profesionales del teatro les digo que “No paren de hacer” y a los espectadores les digo que “No paren de ver”.

Sin más preámbulos, ni sentimentalismos empecemos con la lista de diez cositas bellas que usted debería ver el próximo año. No están en orden ascendente, ni descendente.

Cosa número 1

Breve historia de amor: Dirección: Beto Urrea.

No soy el mejor amigo del clown, pero al sentarme a ver esta obra, la historia y el desempeño de Beto Urrea en escena me cautivó. Una sencilla anécdota, sin grandes peripecias pero en la que cualquiera de nosotros podríamos vernos envueltos. La magia del clown acá entra a jugar un papel decisivo y como el actor lo vuelve poesía en el escenario es un goce continuo, un gradiente de improvisación también hace que siempre se esté atento a las ocurrencias del personaje que ya de por sí resulta enternecedor al extremo. Podría decirse que la obra es un remolino de emociones que causa desde mariposas en el estómago hasta ganas de llorar por la tragedia cotidiana que significa el amor en la vida del ser humano contemporáneo.

Cosa número 2

El Quijote: Teatro La Candelaria / Dirección: Santiago García

Emblemáticos desde siempre, innovadores desde siempre, casi que son un referente obligado para cualquier persona que quiera hacer teatro en este país, pero aun así no son del gusto de todos, a veces me sucede (No me maten por favor), no salgo tan conmovido como debiera, debo confesarlo. Sin embargo, cuando me senté a ver El Quijote caí en sus redes sin remedio. Me sorprendió la vitalidad de estos actores en escena, ver como juegan y sobre todo como se atreven a arriesgar, eso sí que es una delicia. La historia ya la conocemos, en ello no hay nada de novedoso, lo novedoso es como la cuentan a través de un Quijote soñador y un Sancho entrañable que metidos en un montón de aventuras incitan a navegar por los mundos mágicos de la literatura, coger el libro y devorárselo entero. Podría decirse que en esta obra está el poder de la reinvención y las nuevas formas de contarse como emblema teatral del país, perfecta para niños, adolescentes, adultos, ancianos, para todo el mundo.

Cosa número 3

30 segundos: Jimmy Rangel – Teatro Nacional / Dirección: Jimmy Rangel

Si bien este recuento es teatral, he querido incluir esta pieza que es originalmente de la danza, pero que circula perfectamente en los dos mundos (teatro-danza). La puesta en escena es de admirar, con una escenografía móvil, vestuario que evoca los años ochenta, grandes hits musicales y atmósferas sacadas de otras décadas. Esta obra se vuelve un coctel perfecto para la nostalgia musical, la admiración del movimiento y los bellos cuerpos en escena (Y con bellos no me refiero solamente a la belleza en sí, sino a la magia de transmitir sensaciones y provocar a través del cuerpo). La anécdota de la obra va un poco más allá, no solo se trata de ver danzar sino de la reflexión, que incluso resulta poética, de los llamados: “30 segundos”. ¿Para qué me sirven 30 segundos? ¿Cómo son mis últimos 30 segundos de vida? ¿Qué alcanzaría a decir en 30 segundos?  Segundos de felicidad, de suicidio, de decidía, de tristeza, de amor…  Entre otras preguntas que plantean. Podría decirse que aunque pareciera vaga la reflexión, ahí mismo está el poder de lo que intentan, mover de la silla al espectador para que cavile sobre sus propios 30 segundos.

Cosa número 4

El ocaso de la primavera: Grupo La bella Aurora – Colegio Jordán Sajonia/ Dirección: David Díaz.

En octubre de este año me invitaron como jurado al Festival inter-colegiado de teatro Entretelones, como maestro de profesión que soy, esperé ver procesos interesantes y por supuesto los vi. No obstante entre todo lo que vi, me llamó mucho la atención la puesta en escena de La bella Aurora con su obra El ocaso de la primavera, un montaje que evoca la Bogotá de los años 40 y la desafortunada muerte de Jorge Eliecer Gaitán. Por lo general en estos procesos estudiantiles siempre se escapa uno que otro detalle, se nota la inexperiencia de los actuantes, pero para mi gran sorpresa este grupo estaba minuciosamente organizado. Once muchachos de colegio, de distintas edades, con una presencia tal en el escenario que muchos actores profesionales envidiarían. La ejecución y cambios de escena fueron impecables, esto sin hablar de los personajes que eran una creación autentica de cada uno de los adolescentes. La historia narra los últimos días de Juan Roa Sierra, asesino de Gaitán y por consecuencia muestra la muerte de este último. Sin duda alguna se convierte en un retrato muy bien logrado no solo por sus actuaciones sino por la idea de acercar este tipo de historias a nuestros jóvenes, como una apuesta seria que se escapa a las tradicionales historias que vemos en los colegios.

¡Pero claro!… Ellos fueron el primer puesto del festival.

Cosa número 5

Vida: MUN Entertainment / Dirección: Johan Velandia

A estas alturas de la selección la cosa se empieza a poner compleja, no quiero dejar nada por fuera.

¿Teatro comercial? No lo sé. Solo sé que tiene una excelente actriz (Canta, baila, actúa, tiene carisma y por supuesto la capacidad de llenar teatros.) Te sientas en la silla y durante la obra te dan ganas de todo eso y de un poco más, quieres salir a escribir, a actuar, a bailar, a aprender a cantar. La historia es sencilla, pero lo suficientemente entretenida para mantenerte atento, emocionado, su gran acierto es la dirección y la gracia de la actriz en las tablas. Podría decirse que no hay teatro comercial o independiente, solo hay teatro bien o mal hecho ¡Y esto está bien hecho!

Cosa número 6

Perfiles: Grupo Arkham laboratorio / Dirección: Stephany Sandoval

Inspirados en un juego de mesa (Clue) y en las historias de intrigas y asesinatos, esta obra que es netamente improvisación cautiva desde antes de sentarse en el teatro. Uno mismo escoge al villano y a sus víctimas. Los actores (5) se enteran una vez ha comenzado la función de manera novedosa cuál de ellos desempeñará que rol. Cada función es un viaje distinto, una historia nueva, un villano nuevo, siempre tendremos que encontrar quien es el asesino. Los actores se lucen con su capacidad de escucha y de rápida respuesta, siempre están jugando a la acción-reacción. Podría decirse que la improvisación no solo es arte, sino un don que no poseen todos… pero ellos sí.

Cosa número 7

Rumor: Umbral Teatro / Dirección: Carolina Vivas

Es el reconocimiento a toda una vida, es el producto de años de dedicación al teatro, es la capacidad de ver con los ojos sensibles a una sociedad que se consume en la violencia y que no es capaz de reinventarse (Ojala ahora con la coyuntura social que vivimos lo logremos en alguna medida). Sin duda alguna es una obra conmovedora por su historia y la manera en la que esta armada, un montaje en esencia sencillo pero complejo en sus raíces, actores en escena que pueden ser todo y a su vez personajes específicos cuando de ellos así se requiere. La obra circula en el ir y venir de imágenes poéticas y poderosas que ponen a pensar, no solo desde lo dicho sino desde lo no dicho, eso es más eficaz, diría la maestra “Cierren los ojos para poder ver”. Podría decirse que la obra es un susurro al alma que habla certeramente sobre la realidad de nuestro país y que incita a no quedarse callado y regar el “Rumor”.

Cosa número 8

Constelaciones: Púrpura Creactivo / Dirección: William Guevara Quiroz

Viajes intergalácticos, bucles en el tiempo, personajes recorriendo sus pasos y revisando sus vidas a profundidad. Quizás de lo anterior trata esta obra Beca de creación Idartes del año 2018. Suena rara y la verdad lo es. Esta cosa para ver, trata de la obra obvio, pero también del trabajo que ha venido desarrollando William Guevara como dramaturgo, al verlo en escena o leerlo, no es “habitual” (Por no decir que es “raro”), pero justamente ahí está su plus, su lado fuerte, su gran acierto. Y es que en esta sociedad no es normal ver cosas que desencajan, eso incomoda, pone a moverse a la gente de sus sillas, en el buen sentido de la palabra y para ser honesto, a mí me gusta. De eso justamente trata su dramaturgia, pequeños dramas extraños que tienen lugar en mundos imposibles, circulados por la guerra, el amor, los recuerdos, el perdón o como en este caso, por una astronauta intergaláctica. De eso trata Constelaciones, un pequeño drama insólito que nos hace evocar con guiños de ciencia ficción mundos imposibles, pero que quisiéramos visitar para pedir perdón y evitar tragedias inevitables. Esta dramaturgia me confirma como creador y escritor que vale la pena “echar la moneda al aire y ver qué sucede”, perseverar desde nuestros gustos estéticos y creativos es la razón por la que deberíamos estar acá. Podría decirse que el montaje y su dramaturgia (sobre todo) son un guiño a lo improbable, pero así es la magia del teatro, mundos inverosímiles que se hacen verosímiles a través de la pluma y las tablas.

Cosa número 9

Souvenir asiático: Los Animistas /Dirección: Javier Gamez

Historias cruzadas en naufragios y fronteras que conocemos, personajes entrañables y soñadores que podríamos ser usted o yo, un viaje a los sentidos y a la ternura, el teatro de objetos se re-significa con esta pieza actual y sutil. Al verla me doy cuenta que estos dramas inter-fronterizos no son cosas que sucedan por allá en la Europa del Mediterráneo (nunca caemos en cuenta de eso), están acá, a la vuelta de la esquina, somos nosotros mismos, nuestros desplazados, nuestros muertos. La obra es en esencia lo que hemos sido como habitantes del mundo; un relato de nómadas en busca de mejores posibilidades (cosa que seguro nos ha pasado en cualquiera de nuestras familias), los que se van por un “futuro mejor, a comer mierda extranjera pero mejor paga”. Su gran fortaleza es que nos decidieron contar esto de lo que hablo a través del manejo (muy bien logrado) de objetos, títeres gigantes y otros más diminutos que con su accionar en escena, enternecen y conmueven al extremo, es una experiencia que tendiendo a lo performático, desde el lugar del público, vale la pena vivir, así sea solo para que se conmueva con la escena de la conejita, solo eso ya valdría el boleto de ingreso.

Podría decirse que… ¡Ah, solo vaya y véala, no se arrepentirá!

Cosa número 10

El rey ciego: Teatro Tierra – Teatro Mayor Julio Mario Santo Domimgo/ Dirección: Juan Carlos Moyano

¿Cómo acercarse a un clásico de la dramaturgia griega sin morir en el intento? Acá está la respuesta, una puesta en escena bien organizada, consecuente, con una buena reinterpretación de los textos y sobre todo una mirada acuciosa de como vemos esta tragedia, que por supuesto nos la han contado miles de veces y de distintas formas (no por nada vi este año dos montajes más referentes al mito). Ocho mujeres en escena con unos ladrillos que transforman en todo lo posible y hasta lo imposible, creando así metáforas en el escenario con imágenes potentes que detonan interrogantes para que creamos desde la reinterpretación de la historia, que eso que sucede allá es posible no solo en ese contexto sino en todos, debe ser por ello que aún nos empecinamos en llevar estos relatos al teatro, por su universalidad y lo vigentes que son en cualquier época. El trabajo constate de Teatro Tierra se valida con este montaje celebrando 30 años de resistencia y creación en el medio teatral de la capital, que no es fácil, este estreno a tres décadas de su fundación habla de que son un grupo sólido y con el criterio que por supuesto demuestran en esta obra. Podría decirse que aunque ya conocemos la fábula nos vamos a sorprender tanto con las actuaciones, el montaje y la forma en la que nos está siendo narrada, nos interpela por la guerra y los conflictos personales que llevamos a cuestas como sociedad.

Ñapa

Gloria y Ramona o Porqué las jirafas nunca hablarán coreano: La casa de atrás teatro / Dirección: Paola Barrera

¡Véanla, es linda y conmovedora!

Postule a sus teatristas y obras favoritas del 2019 en Esto-vi y acompáñenos en la Noche Esto-vi, el 3 de diciembre de 2019 a las 7:30 p. m. en Trementina (Carrera 24 #37-42). Toda la info aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>