JUAN MANUEL COMBARIZA

Juan Manuel Combariza: Esto-vi en 2017

.. Comments (0)571

Actor y director del colectivo LABodega teatro con la que ha hecho un trabajo de investigación y exploración de la Máscara y sus potencialidades escénicas; ha dirigido obras como La marquesa fingida, Y se armó TroyaEl siciliano o El amor pintor, entre otras. En su larga lista de montajes destacamos proyectos recientes en donde ha sido invitado como actor:Retrato involuntario de Luigi PirandelloHedda Gabler Corruptour ¡País de mierda! Caso Jaime Garzón. Actualmente también se desempeña como docente en la Facultad de Artes ASAB de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Es difícil ver todo lo que ofrece el teatro en Bogotá: el tráfico y las distancias no son propicios para llegar a tiempo a las salas. A esto hay que sumarle la Deformación profesional: aunque no lo quiera, mi punto de vista está claramente afectado por mi oficio de profesor. Veo más trabajos de estudiantes que espectáculos de colegas… me pierdo muchas cosas que quisiera ver. Comparto las últimas citas teatrales que recuerdo: algunos trabajos de estudiantes y algunas obras que tuve la suerte de ver.

El ex Varasanta, actual sede Teusaquillo de la ASAB se ha convertido en laboratorio espacial. Giran de un lado a otro las graderías, dejando ver ángulos variados de realidad. Los directores invitados, los jóvenes directores y los profesores reciben estudiantes apasionados: los sobrevivientes de la selección natural de nuestro oficio. Si bien no dejan de ser jóvenes “no tan expertos”, son actores con muchas horas de recorrido y una tenacidad sobresaliente.

El vuelo de los pájaros: Montaje de grado de IX y X semestre Proyecto Curricular de Artes Escénicas ASAB / A partir de Máximo Gorki / Director: Nelson Celis

Los pequeños burgueses venidos a menos, en un ambiente polvoroso y miserable nos regalan imágenes de circo, de fieras y equilibristas que navegan en emociones atenuadas. Los pies descalzos en la arena hacen que se pierda la huella del tiempo, y las miserias de la familia se repiten una y otra vez en destellos altisonantes de voces desgarradas. Contrastes emocionales y ritmos variados permiten ver a los estudiantes de actuación, lidiando con situaciones eternas de control y temor. Siempre es interesante ver estos cuadros desfigurados teniendo como fondo al público, voyerista que observa desde la comodidad el extremo opuesto.

La orgía: Montaje de VII semestre de la ASAB / Dramaturgia: Enrique Buenaventura / Dirige: Sofía Vejarano Troconis

Ardorosa y repugnante… cómica y sórdida, como buena farsa, pinta figuras contundentes que sí evocan nuestra realidad cotidiana. Actores efervescentes que logran medirse en escena, permitiendo que avance la trama, construyendo en colectivo esa sociedad miserable que dibuja Buenaventura. Juegos escénicos claros y sencillos que entretienen desmadejando la miserableza humana con contundencia, a pesar de lo barroco, sin regodeos.

Ana en el trópico: Montaje de grado de Dirección ASAB / Dramaturgia: Nilo Cruz / Dirección: Catalina Beltrán

Que lindo… que fuerte, que ameno… La puesta sencilla con bancas y pocos objetos evoca el calor, el ambiente y las pasiones caribeñas. Vemos personajes vivos, sucesos intensos y el trasfondo “criminal” de la propiedad y la política “de tierra caliente”, parafraseando a Valle Inclán. Una directora pequeñita de gran talla, con actores convencidos que disfrutan al ciento lo que hacen. Muy gratificante ver proyectos que crecen y se desarrollan per se, por su teatralidad contundente.

Barrio malevo: Montaje de Grado ASAB / Dramaturgia y dirección: Verónica Ochoa Sánchez

El bar, el tango y la dramaturga… el R101 reloaded convertido en bar de mala muerte; sangre, sudor, lágrimas y canciones que recuerdan, rememoran o reinventan el mundo sórdido del tango paisa. Un ejército de pre-profesionales  de las tablas que se adentran en este universo “adulto” de la miseria profunda. Miseria del recuerdo, del deseo, del abuso ya sin temor. Muertos reiterados como moscas aplastadas en el periódico. Por momentos discursiva, la obra canta y baila por casi dos horas sin que las duras sillas de madera se manifiesten, síntoma inequívoco de que algo bueno pasa en el escenario. Actuaciones diversas, remojadas en el realismo criollo que por su carga de ironía pierde un poco de realidad, entreteniendo y provocando la reflexión sobre que pasará…

Extra ASAB

Laurita y las tetas: Dramaturgia: Juan Pablo Castro / Dirección: Juan Luna

Cruce de calle y carrera: muy grato ver realismo de texto; actores en realidad, escuchando y soltando parlamentos al ritmo de la respiración y los sucesos. Y cuando los monólogos psico-literarios de la actriz irrumpen, se abre un compás de reflexión que refresca y divierte. El humor aparece entre los comentarios pesados y el desparpajo seudo-intelectual de los personajes. La caricatura de esta clase media alternativa cuestiona nuestro efecto teflón ante los dramas personales. Realmente llega el momento en que la obra se convierte en “ud. y las tetas”, poniendo al espectador en la disyuntiva de reírse o compadecer a “la mujer”, que finalmente podría ser cualquiera que quiere o pierde “un buen par de tetas“.

Los cinco entierros de Pessoa:  Teatro Tierra / Dramaturgia y dirección: Juan Carlos Moyano.

Los materiales siempre soportan los viajes de Don Moyano. Rigor y placer se alternan en las exploraciones escénicas de las hojas que vuelan y caen a lo largo del purgatorio de Pessoa. La sensación que me queda es la de ser testigo de un muerto que quiere y no puede morir. ¿O al revés? Juego de imágenes, visuales, sonoras y emocionales que navegan entre frases y reflejos poéticos del universo Pessoico. La escritura siempre presente, el pensamiento intelectual, el retruécano literario se vuelven cuerpo o movimiento sin que aparezca una sola letra. El Teatro Tierra, siempre placentero de ver.

Las tres viejas: Laboratorio de la máscara y Ditirambo Teatro / Dramaturgia: Alejandro Jodorowsky / Dirección: Carlos Rojas

Grotesco al ciento: figuras, o bichos contundentes que evidencian el disfraz sobre el engaño que disfraza el engaño. No deja de ser inquietante ver al dueño del teatro en el retrato del fondo como personaje ausente que da origen a las miserias de estas máscaras farsantes, regodeándose en hacerse las que no saben… Delirio, enfermedad mental, traumas humanos… Jodorowski que se burla de todo y de nada. Un experimento contundente con reparto múltiple en una época en la que no contamos con actores estables (laboralmente, por supuesto)… Mix de tesón, emprendimiento y mercadeo (¿viva la gaseosa?),  que recoge principios arcaicos de la máscara en la era tecnológica de la información.

Aluci–nación: Teatrova / Dramaturgia y dirección: Carlos Parada.

Entre la fábula y la farsa nos pintan nuestra nación inexistente. Charliboy y Kadir con un ejercito de apasionados enmascarados nos van llevando por un sin numero de juegos que atraviesan cualquier cantidad de géneros, cabaret, drama… todo enmascarado, evidenciando los estados absurdos en que sobrevivimos sin quejarnos, sin inmutarnos, tolerando el devenir de nuestra sociedad en manos de oscuros intereses. Se agradece la claridad del discurso, la riqueza expresiva, recogiendo el ambiente popular carnavalesco sin ser cuadro de costumbres, y la cantidad de gente en escena en una época en que la sobrevivencia de los grupos está acorralada por la mercantilista industria del entretenimiento. Teatro épico al ciento… entretenido y perturbador.

La piedra oscura: Exilia2 Teatro / Dramaturgia: Alberto Conejero / Dirección: Víctor Quesada

Simple y contundente: una puesta en escena limpia que habitan dos actores poderosos y un texto consistente. Situaciones, parlamentos, emociones, pensamientos… todos los elementos del Drama se van desarrollando de manera articulada, mostrando la vida en esos dos sujetos, pendientes del tercero ausente, del eterno poeta, del amor, de la admiración y el temor que representa sucesivamente el referente de Lorca. Un espectáculo teatral que mueve alma, cuerpo y pensamiento.

Noche oscura lugar tranquilo: Grupo Móvil / Dramaturgia: Enrique Lozano / Dirección: César “Coco” Badillo

A ver…. Me reí como un enano y me emputé como viejo mañoso… Creo que el conversatorio inicial, para mi desgracia, me predispuso. En la academia se insiste a menudo en que no debemos compartir la cocina interna, solo el plato en la mesa (a menos que estés en lo performático). El planteamiento de “ver que hay en el realismo cuando estamos acostumbrados a la libertad creativa” orientó mi atención hacia la agudeza y el detalle. El comienzo de la obra, con los dos hombres que se van descubriendo me capturó. La disonancia esotérica del argentino comenzó a hacerse farsesca; las extrapolaciones espaciales, coreográficas y vocales me fueron alejando de la realidad de la perdida casa campesina; el carranguero-prólogo, las acotaciones contradictorias (¿o complementarias?); el tono y el ritmo que va tomando la escena me llevaron a preguntarme a partir de la mitad de la obra, si se están burlando de la obra, de los personajes o de mí como espectador. Me entretienen los actores y la actriz pero me pierdo un poco en la obra… sin embargo, gocé el estreno de Felipe como actor, a Santiago siempre brillante y a Liliana como señora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>