mujer-escena

La denuncia salta del escenario

.. Comments (6)803

Por William Guevara Quiroz

Director de Púrpura Creactivo y Kiosko Teatral 

El círculo teatral bogotano se encuentra afrontando un hecho humano, social y político de grandes dimensiones: el abuso y el acoso sexual. El canal de YouTube Las Igualadas, con sus respectivas redes sociales, han sido las plataformas de dos denuncias de este orden que comprometen a teatristas del sector de las artes escénicas de nuestra ciudad.

Como ha venido sucediendo en los últimos años en diferentes partes del mundo, movimientos de denuncia pública acompañados de hashtag como #IAmNotAfraidToSpeak, #MeToo, #YoTambién, son el vehículo a la hora de poner a la luz actos de violencia sexual. Muchísimos de ellos ocultos por motivos relacionados con la estigmatización y las represalias que recaen sobre quien denuncia, si finalmente no se logra comprobar los hechos, conmocionando una y otra vez a todos los involucrados. #MeToo logró derribar a Harvey Weinstein, productor de cine, líder de Miramax y The Weinstein Company, a quien la justicia estadounidense condenó a veintitrés años de prisión por delitos sexuales.

A comienzos de marzo de 2020, dieciséis actrices de la ciudad de Medellín acusaron al director de Teatro El Trueque, José Félix Londoño, de violencia sexual tras prácticas sistemáticas que atentaban contra la integridad de las teatristas comprometidas con sus procesos de creación. A estas voces se sumaron otras, y otros casos canalizados por el movimiento #NoMeCallo en sus cuentas de Twitter e Instagram y por medio del correo movimientonomecallo@gmail.com. Iniciativa que busca trabajar desde la acción jurídica, política y estética, y de información y difusión. El impacto de este evento llevó a la Universidad de Antioquia y al Ministerio de Cultura a publicar sus comunicados rechazando cualquier acto de violencia de género, y hechos relacionados, para que fuesen atendidos por entidades competentes. A este llamado también se sumó la Asociación de Salas de Artes Escénicas Medellín en Escena, quien se ha propuesto consolidar un Comité de Género institucional para concretar medidas de atención y acompañamiento.

Las actrices que ejercen en Bogotá también han encendido motores. Se han unido bajo el movimiento Actrices Anónimas – AA, y han hecho circular una campaña para recolectar denuncias, impulsada por las declaraciones de la periodista Mariángela Urbina, de Las Igualadas, con acusaciones que recaen sobre los directores Víctor Quesada y Jairo Santa. AA se describe como actrices, dramaturgas, directoras, colegas, amigas que buscan ser “un canal entre todas las víctimas de acoso dentro del teatro, el cine, la televisión, la publicidad y ACA”. A esta última, a la Asociación Colombiana de Actores, solicitan diseñe protocolos para recibir denuncias de las actrices violentadas por acoso y/o abuso, y se les asegure guía, protección y transparencia en sus procesos. Exponiendo que no hay un lugar donde sus denuncias sean atendidas. Con los hashtag #YoSíTeCreo y #NosCreemos han unido esfuerzos y coraje para enfrentar lo que esta determinación trae consigo.

Pilar Álvarez, actriz profesional, ha asumido el reto de liderar la Secretaria Mujer y género de la Asociación Colombiana de Actores – ACA, que se viene conformando desde hace algún tiempo con el objetivo de proteger a las actrices y a los actores de nuestro país, frente a diferentes delitos de orden sexual y de género. En construcción minuciosa, la Secretaría ha creado una línea de atención por medio del correo mujerygenero@actoresaca.com, invitando a víctimas de acoso sexual a denunciar bajo medidas estrictas de confidencialidad; con protocolos claros y sencillos, y con un mapa de ruta seguro en el desarrollo de atención a víctimas, que contiene asesoría legal y sicológica, para que finalmente la afectada o el afectado tenga herramientas que motiven o no, el recurrir a entes disciplinarios que ayuden a esclarecer los hechos, y castigar social y penalmente de ser necesario a quien corresponda.

A la fecha del 10 de junio de 2020, han sido dos las denuncias recibidas y a las cuales la organización se compromete a hacer seguimiento y acompañamiento, con el objetivo de abonar en la construcción de transparencia en el sector teatral actual como en el que afrontarán las nuevas generaciones.

Estas iniciativas que se instalan para no irse, seguro convidarán, amablemente o a la fuerza, a las acciones que denigran a nuestros semejantes hacia relaciones humanas y laborales inspiradas en el respeto y el entendimiento.

Sin embargo, para que este proceso evolucione sanamente, en algún momento del camino el velo del anonimato se deberá romper. Movimientos tan fuertes como #MeToo creado por Tarana Burke, con rostros y experiencias propias como las de Alyssa Milano y Asia Argento, respaldan estas denuncias, que definitivamente la ausencia de cara y voz no lograrán. Lanzándonos a posiciones radicales o impasibles ante una situación de “escrache”, que expone a denunciados a la picota pública cohartándoles el beneficio de la duda y la posibilidad de gozar el derecho humano de defenderse, porque no hay con quien confrontar las versiones de los hechos, estudiarlos, analizarlos, mediarlos y legalizarlos frente a los organismos judiciales regulados por la Constitución Política Colombiana.

Con el corazón en la mano, rechazo cualquier tipo de acoso y abuso, y considero a quienes se enfrentaron a un acto de violencia sexual y que luego encaran el duro recorrido de la acusación. Pero nosotros, los artistas de este tiempo, acostumbrados a “sensibilizar” por medio de un personaje, en esta oportunidad y con los escenarios cerrados, estamos invitados a reflexionar sobre el valor y la consecuencia de la verdad, y que si la afrontamos debe lucharse por ella abiertamente, o de otra manera, escoger enterrar el pasado haciendo del silencio una fortaleza, ambos lugares dignos pero incómodos, que definitivamente no se podrán asumir con tibiezas.

*Este artículo ha sido modificado el 13 de junio de 2020 por corrección de datos.

 

6 Responses to La denuncia salta del escenario

  1. Denis Carvajal dice:

    Muy pertinente el contenido de este artículo para activar nuevamente las discusiones que deben darse al interior del sector de las artes escénicas con relación a la violencia sexual ya que, no puede existir un lugar de enunciación para las actrices mientras siga imperando una “cultura” dominante y patriarcal que aún no ha sido cuestionado en sus privilegios. Es vital que las voces que han decidido pronunciarse encuentren un entorno, primero, que les brinde protección y segundo que se persista en la búsqueda de la verdad y la justicia en los abusos cometidos.

  2. Magda Meneses dice:

    Buenos días, les escribimos desde el Movimiento #NoMeCallo. Queremos conversar sobre la información que esta en este articulo. Y de donde y como ustedes la obtienen .

  3. Magda Meneses dice:

    Les agradeceriamos desde la mesa principal del Movimiento que se cominiquen de manera urgente con nosotras.
    Gracais.

  4. Magda Meneses dice:

    Comunicarse al movimientonomecallo@gmail.com

    Muchas gracias

  5. Enrique Espitia león dice:

    Si suena un poco extraño denunciar desde el anonimato el acoso sexual, puede ser verdad, y también se puede prestarse para la calumnia, debe ser el proceso legal el que surta su efecto y no el mediático

Responder a Magda Meneses Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>