reloj-de-arena

Primer llamado

.. Comments (0)203

Por William Guevara Quiroz

Director de Púrpura Creactivo y Kiosko Teatral 

En los últimos días se anunció el cierre —por falta de recursos económicos para su sostenibilidad— de la sala Marcel Marceau de la agrupación Casa del silencio y del Teatro Corfescu de Bucaramanga liderado por la gestora Sandra Barrera. Seguramente a la lista se suman más espacios, mientras que otros escenarios están pensando con cabeza fría la decisión de mantenerse hasta una apertura que aún no tiene fecha.

El 16 de junio de 2020 el Ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, firmó la resolución 957, con la cual da un paso tímido en el arranque de actividades relacionadas con el arte y la cultura. En específico, y dejando en manos de cada alcaldía la reglamentación, abrió la posibilidad de que las salas de teatro comenzaran a desempolvarse, para la realización de ensayos, como también de funciones vía streaming, sin público. Esto pondría en marcha la dinámica laboral de varios administrativos, técnicos y artistas del país, que se encuentran en el grueso de las personas en condiciones de desempleo.

Sin embargo, esto tan solo puede ser un espejismo. La mayoría de salas de teatro, después de casi cuatro meses de clausuradas gracias a la intransigencia del Covid-19, no cuentan con una base económica para sostener el nuevo impulso, ni con apoyos de inversionistas, ni con contratos para la realización de eventos pagos para transmitir virtualmente. Se necesita dinero que ayude a cubrir los gastos de esa apertura que se sumaría al desequilibrio financiero acumulado en esta triplicada cuarentena. Pero tampoco cuentan con políticas contundentes de parte de las instituciones públicas responsables, que inyecten económicamente a los escenarios de las artes escénicas locales y nacionales.

Es una lástima que salas de las artes escénicas que se han forjado a pulso, se hayan perdido y otras estén a la deriva, sin que se vislumbre una pequeña luz de esperanza por parte de las instituciones creadas para el fomento del arte y la cultura. Nos hemos dado cuenta que el mecanismo de las convocatorias, solo cubre las necesidades de pocos. Y que los lineamientos de la Economía naranja, en donde a fuerza desean encajar a las artes teatrales y circenses, se ven a gatas tratando de relacionarse con sistemas de desarrollo incompatibles, financieramente y filosóficamente. Todos los sectores del mundo están debilitados, y cada uno merece una atención y un trato especial.

El abrir los teatros requiere de un proceso, una reactivación gradual. Pues no solo se necesitan autorizaciones, protocolos y dispositivos, también obras ensayadas, estrenos listos, y público que se sienta seguro asistiendo a las salas. Para ello, sería importante permitir lentamente la llegada de espectadores a los ensayos y a las funciones que en este momento se están reglamentando. Para luego, como lo está haciendo una decena de teatros en Madrid, España, abrir las puertas y limitar la cantidad de espectadores al 33% de su aforo. Montajes de pequeño formato, con uno o dos actores, y recibiendo a un público que progresivamente comenzará a atender el llamado. No es un secreto que en alguna/s función/es hemos contado con 2, 5 o 10 espectadores (solo en las redes sociales publicamos cuando llenamos la sala) y la función se hace con el alma, así que serán bienvenidas las temporadas con reservas limitadas. No llegarán a las salas hordas de público sedientas de teatro. El primer público que llegará, es el que sin duda extraña la experiencia teatral porque está en su lista de necesidades. Llegará el que conoce las reglas de respeto que en una sala habitualmente se viven, en donde no se toma, no se fuma, no se empuja, no se aglomera, por consiguiente, sabrá entender las condiciones en las que nos encontramos y las restricciones a las que nos enfrentamos. Esta activación no solo moverá la caja menor, también el alma.

Abrir una sala de teatro con obras y público interactuando, será menos riesgoso que ir a un banco, a un almacén o subirse al transporte público por donde circulan centenares de personas al día. Creo que es hora de irlo concretando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>